Llegada (Jorge Charpentier)

Anciano río mi pecho
encontró esa piedra donde apoyar su piel
y poder agradecerte la paz iluminada de tus ojos.
Trigo inclinado hacia la hormiga buscaba el grano
y se encontró contigo en la raíz.
Ni yo hacia ti, ni tú esperándome:
desorientadas tardes buscando anochecer.
Tierra sin arar
o arada demasiado que ya perdió su surco.
Pero viniste tú y me dejaste
fructificado y nuevo para sembrarte a ti.
Y tanto darme requiere tener muchos cielos dentro.

Anuncios