Réquiem por una tarde de domingo

La cantidad de mundos
que con los ojos abres,
que cierras con los brazos.
Miguel Hernández

Dicen que la poesía suele
tratar de amores intensos
o tristezas prolongadas.

Y nació el poema
de unos ojos, como mundos
de un color inexplicable.

Visto en ellos para navegar,
un mar poco profundo
o surcar el cielo no tan vasto.

¿Qué sentirá la noche
al verse sumisa e impotente
ante la grandeza de tus ojos?

¿El claro del día
en competencia con la luminosidad
que de tus parpados escapa?.

¿… ese rubor que desconozco?

Anuncios

Poema de un amor no acontecido

Donde te sentí,
donde te escribí…
mi poema.

(J.M. Serrat)

Y vi sonreír la muerte
cuando iluminamos
la triste habitación,
con la desnudez de nuestros cuerpos.

Y mis labios aprendieron
a escribir poemas de amor,
en las paginas abiertas
de su piel morena.