Poema triste para acompañar a Soledad

¿Dónde está lo que tu mano prevenía
y tu respiración aconsejaba?
Huida en sus desdenes calcinados
son ya otra concha,
otra palabra de difícil sombra.
(Jose Lezama Lima)

Sobre renglones que desdoblan
un rostro desvanecido por el tiempo,
rasgados escribo junto al murmullo de la noche
estos versos que te traen de vuelta.

Es este dolor de mundo
que el peso de tu partida
dejó sobre mi espalda.

Este cúmulo de instantes
que a mis manos
llegaron a encontrarse.

Es ese cuerpo junto a una piel extraña
que a la luz de una luna interminable,
sin prisa, dejaron de extrañarme.

Pero he decidido dejar caer la noche
para que este esfuerzo que me impongo,
ahuyente a tu sombra e instruya al recuerdo
que la silueta de tu olor no traiga.

No vengas de nuevo a buscarme,
tómalo como mi última advertencia.

No vengas de nuevo, no me seduzcas,
porque esta vez te advierto;
… esta vez no voy a dejarte.


Anuncios

5 pensamientos en “Poema triste para acompañar a Soledad

  1. Cuánta determinación en ese verso final.
    Cual conjuro para ahuyentar las voces que al oído, susurran las ganas de dejarte…

    Doloroso, fuerte y lindo también.
    Saludos, poeta 🙂

    • Hola, que bueno verte de nuevo. Me encantó esa expresión tuya de: “Cual conjuro para ahuyentar las voces que al oído, susurran las ganas de dejarte”. Te quedó como el verso perfecto. Un abrazo y gracias por tu siempre visita y comentario. 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s